EL PASEO DEL MAR

Precisamente, es en esta actividad donde los desbarajustes han sido determinantes y con mucho pesar hemos visto para finalizar el siglo como no solo la ciudad no ha podido desarrollarse a cabalidad sino que muchas de las agencias navieras y aduaneras han visto menguar su actividad y se han visto obligados a suspender gran cantidad de su personal y muchas de ellas incluso se han visto en la obligación de cerrar sus puertas y han tenido que elegir otros destinos para poder continuar con su actividad profesional. La enorme crisis económica que ha tenido que enfrentar el país durante la última década de los 1900 no ha tenido compasión con nuestra ciudad-puerto.

Y, otro de los elementos que parecieran no haber podido enmendarse es el relacionado precisamente con la indiferencia del porteño hacia su ciudad. Hace menos de siete años, pudimos presenciar la hermosa realidad de una Zona Colonial totalmente restaurada, con calles adornadas con baldoquines y jardinerías, fachadas pintadas y todo un recorrido multicolor que se abría al mundo, mostrando una nueva cara de lo más histórico de nuestra ciudad, sin embargo, los años han ido transcurriendo y hemos visto con sorpresa como la inversión en la zona colonial realmente nunca llegó, en aquel entonces se decía que el deterioro y la inseguridad hacían imposible invertir en tan hermosa zona, pero una vez rescatada pudimos apreciar como en verdad nunca se logró la promoción de la actividad comercial y turística que se tradujera en la implementación de tiendas, comercios, galerías, espacios para la creatividad, y que pudieran constituir un sitio de interés no solo para el porteño sino para los visitantes que a diario llegan en los buques que arriban al puerto y también al cúmulo de venezolanos que todavía prefieren la región para disfrutar de sus vacaciones y de los fines de semanas. Durante este fracción de tiempo, hemos visto con tristeza como los proyectos de desarrollo turístico han ido perdiendo fuerza e incluso han tenido que cesar, recordemos el caso del Norway Tours, un peñero que intentó hacer un recorrido turístico con música y guías por la Bahía de Playa Blanca, con la intención de mostrar a Puerto Cabello desde el mar durante el día y la noche, así también, recordamos el caso de Helica Tours, una compañía de helicópteros de carga y pasajeros, con enormes deseos de mover el turismo entre Puerto Cabello, Curazao, Aruba y Bonaire, llegando ellos hasta el punto de hacer su oficina en el terminal del aeropuerto y que luego se vieron en la obligación de cerrar. Posteriormente, Caribbean Flights de Bonaire, ansiosos por comenzar a inter actuar con Puerto Cabello en el renglón del turismo de salud y de aventuras, que también vio fracasados sus intentos, así también el Restaurante Concorde y otros más que han tenido que desaparecer debido a la falta de empuje del área turística.

Ahora, para iniciar el Siglo XXI, Puerto Cabello estrena su Paseo del Mar, bellísimo y que brinda una verdadera imagen de renovación con miras a mayores ampliaciones que llegan a considerar el abarcar toda la línea costera desde La Planchita, hasta El Palito. Adornado además con muchos proyectos que desean tomar cuerpo una vez avanzada la obra, entre los que destacan la creación de un Super Acuario en la zona de Las Salinas y la construcción de urbanizaciones y canales en toda el área de el Balneario de Playa Blanca. Con una inversión superior a los 300 millones de bolívares el Paseo del Mar es hoy una realidad que tiende a crecer y que brinda mejores espacios de esparcimiento a nuestra linda Puerto Cabello, nos sentimos jubilosos de poder contar con esta inversión pero al mismo tiempo debemos refeccionar y viendo los ejemplos pasados llamar la atención a la promoción y al mantenimiento de todas estas obras, porque así como ya hoy contamos con el nuevo paseo, todavía la situación de la zona colonial sigue siendo la misma, con el agravante de que las cosas nuevamente comienzan a deteriorarse, las calles y avenidas también y la inseguridad va en incremento. Debemos velar por todos estos bienes de gran valor y que son los que de ser utilizados adecuadamente podrían traer el desarrollo a nuestra ciudad que con el turismo puede solventar gran parte de los problemas que vive en la actualidad ya que es esta la industria generadora de empleos que puede actuar de forma más rápida. De cara al Siglo XXI, nos sentimos airosos porque Puerto Cabello estrena su Paseo del Mar, sin embargo, no podemos dejar de alertar acerca del sustento de estas inversiones que deben hacerse con un programa de mantenimiento y de promoción que deben cubrir todo lo relacionado con la Zona Colonial y demás lugares de interés turístico e histórico que conforman el acervo cultural de Puerto Cabello.

 

¿ Regresar?

DE CARA AL SIGLO XXI * La llegada del Siglo XXI es una fecha notable que nos lleva a la reflexión si bien es cierto no se ha hecho la misma algarabía que en la llegada del año 2000, el cumplimiento de este aniversario en la historia de la humanidad marca un nuevo rumbo en el compás del tiempo, factor que ha sido determinante en el desarrollo de las culturas y las civilizaciones. Puerto Cabello no ha escapado a las inclemencias del tiempo, y con suerte nuestra ciudad mantiene la supremacía de ser el principal puerto de carga de todo el país. Sin embargo , aún hoy como en antaño, existe el sentimiento popular de que la ciudad no ha desarrollado todos sus potenciales en proporción a la gran cantidad de ingresos que se perciben por la actividad portuaria.