CARTAS DE NUESTRA HISTORIA.

* Indagando siempre en las páginas de nuestra historia traemos a nuestra sección
cartas que se enviaran los notables Páez Bolívar, en ellas hacen un profunda
descripción de su modo de ver el mundo que ellos mismos estaban
construyendo. Son imágenes claras del pasado que nos permiten
conocer más aún el presente.


 

 

 

 

 

 

 

El 1 de Octubre de 1825, el General José Antonio Páez, escribió una carta al Libertador Antonio Leocadio Guzmán y con el paso de los años la historia toma esta carta y la reseña como una clara insinuación al General Bolívar para que se coronara. Esto es considerado como una evidencia de que Páez dudaba mucho de que en Venezuela se pudiese arraigar una juiciosa libertad.
Paez escribió: “ Ud se abismaría de ver las personas que dirigen su país. Son de la especie que en cualquier otra parte en que hubiese moral pública ocuparía el lugar mas inferior, y muchos de ellos ocuparían un presidio por sus crímenes; mas por desgracia no es así. Ellos manejan a su antojo las elecciones, señalan al primer magistrado de la República, hablan de la reelección de usted, no de buena fe, sino por temor, pues aquellos que, en papeles titulados Astrónomos ó Triquitraques se erigen en sus panegiristas, son sus mayores enemigos y toman el carácter de sus defensores por indisponer a otros.
Cuando veo todo esto en lo que se llama pueblo, cuando veo a los que llaman diputados de este pueblo hacer su viaje a lo que llaman Congreso y que los más vocingleros contra lo que ellos llaman despotismo toman al instante un empleito de estos que ellos llaman tiranos y otras mil cosas, entonces ,me parece que se puede asegurar de este país necesita otra cosa distinta de la presente que establezca el orden, le dé la debida consideración a los que la merecen e imponga silencio a los tramoyistas.
La situación de este país es similar en el día a la de Francia cuando Napoleón el Grande se encontraba en Egipto y fue llamado por aquellos primeros hombres de la revolución, convencidos de que un gobierno que había caído en las manos de la más vil canalla no era el que podía salvar a aquella nación, y usted está en el caso de decir lo que aquel hombre célebre entonces: los intrigantes van a perder la patria, vamos a salvarla.
La respuesta de Bolívar , considerada como de extraordinario alcance hizo también un análisis de la situación en aquel entonces reforzando sus creencias en los ideales democráticos.
“Usted, escribió Bolívar, no ha juzgado me parece, bastante imparcialmente el estado de las cosas y de los hombres. Ni Colombia es Francia ni yo Napoleón. En Francia se piensa mucho y se sabe todavía mas, la populación es homogénea, y además la guerra la ponía ene l borde del precipicio. No había otra república grande que la francesa y la Francia había sido siempre un reino. El gobierno republicano se había desacreditado y abatido hasta entrar en un abismo de execración. Los monstruos que dirijan la Francia eran igualmente crueles e ineptos. Napoleón era grande y único, y además sumamente ambicioso. Aquí no hay nada de esto. Yo no soy Napoleón ni quiero serlo; tampoco quiero imitar a César, aún menos a Iturbide. Tales ejemplos me parecen indignos de mi gloria. El título de Libertador es superior a todos los que ha recibido el orgullo humano. Por tanto, es imposible degradarlo. Por otra parte, nuestra populación no es de franceses en nada, nada. La República ha levantado al país y a la prosperidad, dando leyes y libertad. Los magistrados de Colombia no son ni Robespierre ni Marat. El peligro ha cesado cuando las esperanzas empiezan, por lo mismo, nada urge para tal medida. Son repúblicas las que rodean a Colombia y Colombia jamás ha sido un reino. Un trono espantaría tanto por su altura como por su brillo. La igualdad sería rota y los colores verían perdidos todos sus derechos por una nueva aristocracia
Se dice que el Libertador Simón Bolívar aprovechó esta oportunidad para enviar a Páez la Constitución que él había preparado para Bolívia, en la cual según su criterio se encontraban reunidas todas las garantías de permanencia

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

REGRESAR?