SAN JUAN
BAUTISTA,
ENTRE
EL AGUA,
LA LUZ
Y LOS RIOS.

Por: Luis Guevara.

Luis Guevara ha dedicado gran parte de su vida a la investigación a fondo de las manifestaciones artísticas y culturales que desde tiempos ancestrales son testimonio vivo de la idiosincrasia del porteño.
En esta ocasión “ Guico “, como afectuosamente se le conoce en Puerto Cabello nos escribe sobre la fiesta mas importante del año que coincide con los solsticios de verano en el planeta.

 

" En el Río Jordán, mil maravillas se han visto. Cristo, bautizando a Juan y Juan, bautizando a Cristo ".


En la fiesta de San Juan Bautista en Venezuela han convivido diversas expresiones culturales de épocas primitivas, donde la naturaleza marcó las pautas que años después tomara el naciente cristianismo readaptándola para permanecer y expandirse.
Juan el hijo de Zacarías e Isabel, considerado como " El último Profeta", de recia personalidad, asceta y denunciante, fue quien anunció la llegada del mesías. Y en medio de un río, es donde sella su misión con la purificación que a través del agua se conoce como bautizo.
Y es el agua uno de los ritos mas importantes en la historia de Ritos Ancestrales, que de Grecia y Egipto se extendieron con el Imperio Romano, quienes luego cristianizaron rituales agrarios y adivinatorios propios en cada Solsticio: Verano ( día mas largo , la luz ), invierno ( día mas corto, la oscuridad ). Días donde el teatro y la música funcionaron de acuerdo a la necesidad del hombre, que como parte de la naturaleza en cada época, en cada cultura, cultivaba el agradecimiento hacia ella, interacción que en sus vidas, otros dioses permitían.
Hasta el día de hoy, se ha mantenido, la necesidad del hombre y sus expectativas de vida en las cuales lo mágico religioso se ha sincretizado vestido de filosofías, donde la ciencia no ha cubierto del todo, el ir mas allá sobre los misterios de la fe y la naturaleza.
Por ello, Agua y Fuego siguen dando a San Juan Luz y Limpieza, mezcladas en el Santo Solsticio de Verano, así como el nacimiento de Jesús, dio nuevas características de expresiones populares al solsticio de invierno.
San Juan en Venezuela, llegó con el Calendario Europeo que extendió en todo el territorio colonizado, al igual que a otras celebraciones cristianas, se diversificó en expresiones a medida que entre aborígenes y africanos inter actuaron en el nacimiento de nuevos pueblos y nuevas culturas que sintiendo con tanta fuerza y arraigo, se transformaron en la tradición, que hoy se mantiene manifestando con nuevos matices las voces del pasado. En el Municipio Puerto Cabello; Borburata, Patanemo. Goaigoaza, San Millán y Rancho Chico, conforman la historia, hoy extendida en otras comunidades.
La celebración comienza el 31 de Mayo con la Bajada de la Cruz de Mayo y la Aparición de San Juan. El sonido de los cohetes anuncia la hora; 12 de la noche, se apagan las luces y del Canto de Sirenas se pasa al Ave María, sangueo ritual con el que vuelve la luz y aparece San Juan o los San Juanes, según cada comunidad. El Bautista es paseado en una corta procesión hasta un sitio específico, se coloca el santo y comienza el golpe de tambor.
LAS SIRENAS: Son cantos a Capella, en versos octosílabos heredados por la tradición oral y/o, improvisados, interpretados frente a la imagen de Juan Bautista, con los cuales se comunican alegrías y tristezas.
EL SANGUEO: Es el toque de tambor, que con diferentes cantos acompaña a San Juan en la rítmica procesión donde pimero van Las Banderas, luego el Santo (s) y detrás tamboreros, cantadores y el pueblo que hace coro al solista.
EL GOLPE: Es interpretado para el baile, mientras al santo en la casa le cantan las sirenas. Hay golpe de tambor, golpe de cumaco y de plaza, con cualquiera de ellos, bailan las parejas rodeadas de un grupo de personas que cantan, estimulan e intervienen bailando mientras dure el golpe.
Así, San Juan vuelve el 22 de Junio a las 5:00 am cuando los parranderos salen a buscar los santos robados, para que el día 23 estén listos. Y en la madrugada, finalizando el 23 y comenzando el 24, justo a las 12 de la noche, es donde comienzan los ritos adivinatorios, de amores, salud y trabajo, para ser vistos e interpretados durante el propio día del santo. si llueve es importante mojarse el pelo, al igual que verse la cara en el río o el mar mientras está el santo en sitio.
Y es en el Rito del Ave María, a las 5:00 am, donde aparecerá el fuego. En las velas que cada acompañante de la fiesta debe llevar junto al santo.
Después, en la tarde del 24 se guardan los santos que en algún momento entre el 23 y 24 fueron paseados, atravesando el mar o en el río junto a sus parranderos, hasta el 16 de Julio, día de la Virgen del Carmen, donde culmina la celebración con la Entrega de Banderas, ciclo en el cual se le da toda la energía, la confianza y la vida en sus manos, como bien lo resume esta sirena recopilada en Borburata.
" De rodillas por el suelo, vengo a que me perdonéis ", Sino merezco la vida. Vengo a que me la quitéis....

Imagen del San Juan de Borburata.

Imagen del San Juan de las Parrandas.