LA GERENCIA AMBIENTAL

UN DESAFÍO MUNICIPAL.


A principio de la década del setenta, la Comunidad Internacional comienza con mayor intensidad a enfocar su atención en el cuidado del ambiente, siendo el momento en el cual el fenómeno demográfico caracterizado por la concentración de población en determinadas ciudades se muestra de manera acelerada, proceso que, se ha mantenido hasta nuestros días. En Venezuela este rasgo ha estado presente y más aún con el auge de la industria petrolera en algunas regiones del país. En esta oportunidad nos referimos aun área especifica, donde se hace presente esta característica, como lo es el Municipio Mora y el Municipio Pto Cabello del Estado Carabobo, donde no se escapa a esta realidad tan notoria, a la que se suma la industria portuaria. Por lo que, la concentración urbana en estas zonas se incrementa y demanda la necesidad de diseñar e instrumentar un proceso de gerencia ambiental que se sustente en el régimen jurídico venezolano y en las propias demandas de la sociedad local, que evidentemente exigen mejoras en su calidad de vida y ambiental. Ello es particularmente notorio, dado que, la prestación de servicios públicos municipales se ve sometida a una creciente presión social, que desborda la capacidad de respuesta de los entes municipales. De allí que, la necesidad de instrumentar procesos de gerencia ambiental debe ser mayor en estos municipios, por cuanto que, en estas áreas las relaciones existentes entre las comunidades y su ambiente son susceptibles al impacto ambiental que evidencia una fuerte degradación del ambiente. En consecuencia, la efectividad de los servicios socio ambientales rehacen cada día más dependientes de la existencia de estructuras que den respuestas idóneas a las exigencias de la expansión urbana y del desarrollo industrial y comercial promovido por los propios actores de la zona.
Si bien es cierto, la constitución de la República Bolivariana de Venezuela, define en su Art 168 al Municipio como unidad política primaria estableciendo a su vez un conjunto de competencias, entre otras de carácter ambiental, orden urbano y territorial, saneamiento, ornato, limpieza, recolección y tratamiento de residuos entre otros. Por lo tanto, esta declaración constitucional impone a las autoridades municipales promover y controlar las actividades múltiples de carácter ambiental, en la que deben iniciarse procesos de organización que posibiliten el cumplimiento de funciones propias de una gerencia ambiental. En este orden de ideas, la Ley Orgánica de Régimen Municipal otorga al poder local en su Art 36 lo que respecta a intereses y competencias que satisfagan las necesidades y aspiraciones de la comunidad. En donde cabe bien destacar, las atribuciones vinculadas a la materia ambiental en sus numerales; 1º Acueductos, cloacas, drenajes y tratamiento de aguas residuales, 4º la promoción de parques, viviendas, plazas, jardines, balnearios, playas (…) ,10º protección del ambiente y saneamiento ambiental (…), 12º todo lo que guarda relación con aseo urbano servicios de limpieza. De manera que, es preocupante que la potestad normativa presente fallas de planificación y más aún si consideramos que las leyes venezolanas en materia ambiental cubren un campo extenso y con cierto grado de especificidad y, para ello solo vasta con referirnos a la Ley Orgánica del Ambiente y su reglamento, la Ley Orgánica para la ordenación de territorio y la Ley Orgánica de Ordenación Urbanística y su reglamento. De manera que, la gerencia ambiental de los gobiernos municipales debe aplicar principios y teorías, técnicas y prácticas establecidas, para que de esta manera se normalicen y ordenen las relaciones existentes entre el hombre y el ambiente geográfico en el cual se desenvuelve.


Politólogo. Juan Carlos Barreto
C.I 14.672.763
j_barreto19@yahoo.es
0414 0810502


EN PATANEMO: Desaparecen los Bosques
propicios para el cultivo del
Cacao y el Café

Redacción:

Arboles centenarios han sido quemados ó cortados
para dar paso a los cultivos de plátano y yuca en
los mejores casos.
- El crecimiento demográfico anarquico ha dado
lugar a la proliferación de viviendas insalubres en
sensibles zonas verdes.
- La comunidad no ha logrado una organización
integral por lo que es aun débil para enfrentar
este problema que afecta a todos.
- Ninguna ó muy poca participación de los entes
del estado.

Arriba, el patético
cuadro de lo que queda
de un Bucare quemado
a un lado de la carretera
a plena vista de todos.

Este gigantesco arbol milenario del que solo podemos ver la
raíz, está siendo acerado para luego ser demolido, justo en lo que hasta hace poco eran las vegas de cacao, aledañas al río.

Algunos terrenos han sido simplemente
abandonados. Después de destruir el bosque.

Todo ocurre en el paso de todos y en las montañas de Primavera.