Ferdinand Bellerman.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Hacienda de San Esteban de Puerto Cabello Venezuela
Oil on canvas
Estimado: £180,000-250,000

 


Nació en Alemania en Erfurt, el 14 de Marzo de 1814, el pintor impresionista del paisaje hizo de la población de San Esteban, en las afueras de Puerto Cabello su base de trabajo para dar luz a su deslumbrante obra en la que dibujo con pinceladas la belleza y el esplendor de la Selva Tropical. . Sus trabajos son en la actualidad, patrimonio del tesoro de la República Alemana que guarda con recelo los originales de esta obra que inmortalizó a este singular artista quien se inspiró en un rincón de Puerto Cabello.

Su ciudad de nacimiento, Erfurt se caracterizó por haber albergado a Martin Lutero, mientras realizaba sus estudios universitarios. En su familia existieron figuras de cierta relevancia entre las letras, y la teología a los que se agregaba como característica común su pasión por los viajes, especialmente en los paises suramericanos como venezuela.
Desde la edad de catorce años se dedicó a profundizar sus potenciales en la pintura en la Escuela Libre de Dibujo que por cierto, habia sido fundada por Goethe. Posteriormente estudia en Berlín gracias al apoyo de su abuelo, ya que había quedado huerfano a temprana edad, desde entonces demostró sus tremendas inclinaciones por el paisaje y la naturaleza. La influencia de Blechen en Bellermann se puede apreciar en varios ejemplos: los estudios al óleo de indios, hechos en Caracas, están concebidos de la misma manera que los estudios de muchachos italianos de Blechen; los Baños en San Esteban , recuerdan las Bañistas en el Parque de Terni (1829); finalmente, el pequeño estudio al óleo Castillo en Punta Araya (1843), en el que las estructuras de la arquitectura y el paisaje se disuelven aparentemente en raudales de luz, combina influencias de Blechen y Turner, y es evidente que el modelo para la composición proviene de Château de Rinkenberg (1802), un dibujo del segundo . También otros esbozos al óleo de Bellermann muestran
sorprendentes similitudes con cuadros de Turner en su composición, entre ellos el muy singular Vista de Valencia con la laguna de Tacarigua (1844). "

La Cueva de Caripe

Su trabajo se influenció por los grandes de la epoca como Alexandre Calame, Karl Friederich Schinkel, Caspar D. Friederich, entre otros. Fue el comerciante hamburgues Carl A Ruhs quien inicialmente era propietario de una empresa comercial en Puerto Cabello quien trajo a Bellerman a esta región, mas adelante el mismo Ruhs fue nombrado Cónsul de Prusia en Puerto Cabello. según comentó Bellerman, disfrutó grandemente de la hospitalidad con que fue recibido aqui. Gracias a la ayuda del mismo Alexander Von Humboldt el pintor recibió una beca del Rey de Prusia la cual fue concedida con la condición de que realizara la mayor cantidad de cuadros de la Cueva de Caripe, hoy conocida como la Cueva del Guácharo que era del total interes de los europeos en esa epoca. Toda la obra de Bellerman fue llevada de inmediato a los Museos Reales de Berlín donde aun se encuentran como patrimonio del tesoro.
Tiempo después Bellerman conoció a otro comerciante de apellido Glôcker quien lo llevó a su casa de campo en San Esteban lo que le permitió sumergirse en lo mas exótico de la selva tropical como el mismo lo expresara. Se dice que durante su estancia siempre volvió a San Esteban y este fue el último lugar de Venezuela que visitó antes de volver definitivamente a su tierra natal

.

Planta del tipo Corypha pintada por Bellerman en el jardín de la casa del General Paez.
La vida política de Venezuela no pasó desapercibida en la obra de Bellerman, y presenció el regreso solemne de los restos de Bolívar y en muchas de sus cartas a su novia secreta Friederike Mapller hace comentarios de la profunda
admiración que este acontecimiento le sobrecogió.
Su novia se vió tan impresionada por la narración de Bellerman que le contestó textualmente: En tu carta me describes también la región, tan vivamente, que es como si la tuviera ante mis ojos […]. Tú sabes que la naturaleza es mi amiga y que disfruto contigo toda la belleza. Ya había leído en la prensa sobre las festividades y mi primer pensamiento fue, 'seguramente tu hombrecito también las presenció'.

Pero en lo que se refiere a las bellas de Caracas, no las mires demasiado, pues después no te va a gustar más tu muchacha de Berlín o nunca más vas a volver. Hasta el año 1843 Bellerman estuvo en Venezuela entre las zonas de Puerto Cabello, Caracas y Valencia, su obra fue un estudio sistemático del paisaje y la vegetación tropical desde el pueblo de San Esteban, siempre quizo complacer a Humboldt quien le pedía una represantación exacta y de manera científica, sin embargo sus cuadros fueron impregnados por un brillante estilo europeo y su escuela. Se dice que siempre llevó consigo una hamaca por todas las selvas que conocío en sus aventuras a caballo o mula y comentó siempre estar contento en los alojamientos que encontraba a lo largo del camino. Con sus grandes cartas de recomendación de la realeza alemana fue muy bien recibido por estas tierras, una de estas cartas era dirigida a G.J. Vollmer quien fue un protector bondadoso y quien le pidió hiciera un cuadro de la Hacienda El Palmar, esto ayudó al artista a salir de apuros economicos.
En 1845 el 28 de Septiembre parte desde Puerto Cabello y el 15 de Noviembre llegó a Hamburgo finalizando un viaje decisivo en su vida. El Pintor de Selvas como se le conoció en Alemania, inundó al frio continente europeo con las mas impresionantes cuadrosa del paisaje venezolano bajo la influencia del impresionismo.
Murió el 11 de Agosto de 1889 casi en el olvido y solo se pudo presentar una pequeña publicacion con litografias de dibujos el pintor. Luego de cien años su importancia historica y artistica su trabajo fue tomado en cuenta enVenezuela donde se han hecho ya varias exposiciones cedidas celosamente por el Tesoro Aleman quienes lo guardan como lo que es, una verdadera joya.

El telón del Teatro de Puerto Cabello es inspirado en una miniatura deBellerman.
Foto: Ligdian Mata.