Vigirima

 

Museo de Piedras Pintadas.

Réplicas del Arte Pre Colombino son
ofrecidas en el Museo Piedras Pintadas.

El Museo ofrece charlas
orientadoras permanentes.

Los Menhires, son todavía un enigma

Los Petroglifos originales
se encuentran en muy buen estado.

Imágen de la Diosa de La Fertilidad

Los rostros con
lágrimas representaban
la bondad de las tribus..

Estos petroglifos sugieren prácticas de deformación craneal.

VIGIRIMA


Una de las características mas resaltantes de la zona de Vigirima en el Estado Carabobo, es la belleza de las montañas que la rodean por todos sus puntos cardinales. La proximidad a estas montañas permite que , a diferencia de Guacara, una de las poblaciones mas cercanas, tenga un clima ideal, las lluvias sean frecuentes y la productividad de su tierras permita una constante actividad de siembras, en cultivos a pequeña escala que permiten a la población de este zona, ofrecer sus cosechas al visitante y utilizarlas para su sustento. Estos cultivos van desde el maíz, la yuca, los plátanos y cambures, legumbres y hortalizas y un cultivo que se está popularizando cada día mas, el de las flores Exóticas. La visita a la población de Vigirima le permitirá además acercarse a los pocos vestigios que quedan de las culturas originarias que existieron en el país antes de la llegada de la colonización. Todavía se pueden apreciar las huellas de ese pasado escrito en las piedras como reflejo de los ideales del pensamiento y de la esencia del hombre originario.

 

En Vigirima se encuentra uno de los conjuntos de petroglifos mas numerosos del país. Hacia el norte del poblado en el cerro conocido como Piedras Pintadas se encuentran importantes glifos, conocidos como Menhires que fueron
levantados a lo largo de una ruta con unas dimensiones mayores a los cien metros. Se encuentra además una muralla prehispánica y una hilera de piedras que fueron colectadas en la misma loma.

Aún hoy se desconoce la utilidad que se dió a estas piedras que sobresalen a un metro de la tierra. Una de las teorías es que el lugar sirvió de adoración a los Dioses en una zona de donde se podía distinguir la enorme extensión de la Sabana de Tacarigua y los elementos naturales que allí
confluyen. Considerado también por algunos como sitio de adoración a los Dioses. Grupos de creyentes en esta teoría se reúnen con frecuencia allí para rituales de adoración e incluso la celebración del Solsticio de Verano, el 24 de Junio, el día mas largo del año y en el que
coincidencialmente se conmemora el triunfo de la Libertad en la Batalla de Carabobo y el día del San Juan.
Para llegar al Museo de las Piedras Pintadas solo debe estar pendiente de los señalamientos que indican un cruce a la izquierda desde la avenida principal del poblado y que en poco tiempo lo llevará a esta magnífica estructura que permanece intacta y donde la gentileza de sus guías le permitirá conocer la historia milenaria que circunda el lugar, podrá usted recibir una conferencia de la importancia
antropologica e incluso podrá usted ver de cerca las piedras que circundan el mismo museo.

Lamentablemente las poblaciones en crecimiento alrededor del Parque han
aumentado también la inseguridad y para subir a los Menhires, en el Cerro Pintado, usted deberá ir preparado con previsiones por su seguridad. Los guías del museo aconsejan subir en grupos grandes que intimiden a los delincuentes que han venido tomando la zona sin control de las autoridades correspondientes.

Vigirima ha hecho toda una diversión el balneario natural que baja caudoloso desde la montaña y que atraviesa con sus aguas frescas el centro del poblado. Allí es común observar a grupos de personas, familiares y estudiantes que aprovechan la visita a la zona para darse un delicioso baño de río que les permite estrecho contacto con la naturaleza y el disfrute de los encantos naturales de la región.
Otro atractivo de interés, es la visita a la Hacienda Buena Vista que data desde un poco antes de 1553. Ubicada justamente en medio de dos quebradas la de Corozo y la de Buena Vista. Esta mansión fué el centro de operaciones de las haciendas Patanemo y Guacara, y fue un hato de ganado
Bovino y Ovino, fundado por Alonso Diaz Moreno, uno de los primeros colonos que trajo ganado a esta región desde el viejo continente.
La quinta hija de Alonso Díaz Moreno, de nombre Beatríz contrajo nupcias con Don Simón de Bolívar, quien rerpesentaba
a su padre en las funciones de contador de esta hacienda. El hijo fruto de esta unión fue bautizado en Caracas el 5 de Marzo de 1596 y fue el primer familiar ascendente del Libertador nacido en Venezuela.
El acceso a Vigirima es de primera porque hasta su entrada llega la autopista Regional del Centro, desde Pto. Cabello es una excursión de una hora en carro. Es esta una opción de interés, gran variedad, donde podrá disfrutar de exquisita comida típica y cachapas y donde además de naturaleza, usted podrá conocer mucho mas de los orígenes del pueblo Venezolano.