LOS AMIGOS DE CREDI PUERTO CELEBRAN UN NUEVO ANIVERSARIO DE ALVARO ROLDAN

 

Y en esta ocasión publicamos para nuestros lectores el siguiente escrito que nos ha cedido la hermana del Sr. Alvaro Roldán.

El APLAUSO.

Desde el punto de vista persuativo diría que nace así, por ejemplo, al recibir una noticia muy linda, que se está atento a ella. La venida e un nuevo ser, se aplaude porque la chica o señora está embarazada a gusto. Se vive una ansiedad hasta el momento del alumbramiento. Llegó el esperado día y nace el nuevo ser, se aplaude. Se le celebra todo con gran novedad. Se desarrolla en el ambiente de la escuela y todos sus logros.....se aplauden.
Se canta una canción, se aplaude
Se sacan lindas notas, se aplaude.
Se consigue un empleo,se aplaude
Se hace tan lindo amigo y crece con gran valor esa amistad y se aplaude.
Se reciben estímulos generosos, se aplaude
y aunque presenciamos un acontecimiento no muy agradable, lllevamos nuestras manos a un toque de desconcierto porque no nos esperábamos lo que se nos avisó a través de los sentidos.
Y así se va transcurriendo la vida y olvidamos a veces aplaudir.
Amigo lector, no sólo se aplaude juntando las manos!
Se logra también cuando con una mirada aceptamos o corregimos escuchamos y opinamos
Cuando se le estimula al compañero, al amigo!
Cuando aceptamos lo que Dios nos entrega por designio
Cuando obedecemos a la madre naturaleza
Se aplaudo cuando valoramos al ser único: La madre, consintiéndola con un amor-maternal y filial.
Se aplaude cuando pensamos a solas lo que hicimos, lo realizamos bien y para logro de felicidad en otros.
Se aplaude cuando recibimos sin pedirlo, cada amanecer con un sol radiante, una lucha cotidiana en nuestraslabores y finiquitados cuando entra el ocaso, acompañado del saber de satisfacción de lo ejecutado en el día que pasó. Es entonces que expiramos con agrado y nos decimos: Hoy fue un día de recibir bendiciones de Dios.
Al recorrer parcialmente el desarrollo de cada persona, finalizo agregando esto:
Se aplaude cuando llegando a la vejez, se contempla con altivez que todos los esfuerzos realizados tuvieron un mérito y se aprendió de él. Y si por el contrario no aplaudiste, te queda una conciencia que te hablará de cada instante que perdiste y no dejaste huella para aplaudir.
Luz Marina Roldán. 24 de Marzo, 2010

Regresar?