COMUNIDADES PORTEÑAS HACEN CINE.

En una ciudad donde no hay salas de cine., encontramos que las comunidades, ansiosas de dar rienda a sus inquietudes artísticas, han decidido, ellos mismos, hacer el cine. Aunque el proceso sigue en camino a desarrollar el formato profesional, son ya cuatro las producciones que sorpresivamente, el pueblo de Puerto Cabello presenta en trabajos cien por ciento locales.
Recientemente presentaron sus cintas ante el público porteño y los acompañó el Director Román Chalbaud, quien señaló estar gratamente sorprendido con el potencial de talento que hay en esta ciudad. Conversamos con GARMEN MONTEVERDE, Directora del Grupo RAÍCES ESCÉNICAS, ASOCIACIÓN CIVIL. que tradicionalmente ha sido un grupo de Danza, Música, etc y que ahora incursiona en esta faceta, el cine comunitario. Garmen nos explica:
- Es usted la Guionista de los cuatro proyectos?
- Realmente mi fortaleza es teatro pero me atreví en esta ocasión a hacer algo de cine porque yo creo, que todo al final se resume en lo mismo, un inicio, un intermedio y un final. Las historias deben tener coherencia, quizás hay una que otra historia que tienen, digamos , que la parte abstracta, pero la mayoría de las historias tienen esas tres etapas. La experiencia fue muy nutritiva porque venía de la propia comunidad, otras eran recreaciones pero al final eran historias.
- Como guionista es usted auto didacta?
- Como escritora de teatro he logrado muchísima experiencia, pero como guionista para cine, hoy día, es para mí algo novedoso, de hecho el formato es distinto, la forma de realización y trabajo en pro de desarrollar un “storyboard” porque al final eso es, un Storyboard.
El guión tiene un peso importante dentro de lo que se quiere contar, es el centro pero también, como se dirige y al final como se edite porque una cosa es lo que está escrito y al final es como se resume la película que uno quiso ver proyectada.
En esta oportunidad usted dirigió los cuatro cortometrajes, como están titulados?
- Son medio metrajes, porque corto es hasta los diez minutos, estos duran treinta minutos. El primero se titula “ Saltar el Charco “ que es la comunidad de polvorín y la de Antonio José de Sucre, luego está la comunidad de Valle Verde con “ Este soy yo “, el otro film es de la comunidad de Santa Cruz con “ De Regreso a Casa “ y la última, Los Lanceros con la película “ Si se cree, se puede “.
- A que se refiere mencionando a las comunidades, son historias sobre estas comunidades o se refiere a la participación de estas en la producción?
- La comunidad participó en el Casting, en la parte logística y también en la parte escénica. En el caso de Antonio José de Sucre y Polvorín, ellos son un grupo de teatro que nosotros formamos hace ocho años. Son dos comunidades que están muy cerca la una de la otra, como las de Libertad y La Sorpresa, en esa comunidad tenemos al grupo de teatro “ Risa y Llanto”, creado por el Grupo RE en medio de uno de los festivales que hacíamos en las comunidades. La historia allí es de la vida real, lo que hice fue tomarla, adornarla y la llevé a la pantalla con la colaboración de los habitantes de estas comunidades.
- Cómo lograr que la comunidad asuma estos Retos?
- Afortunadamente, ya veníamos con un trabajo hecho en las comunidades pero si ha tenido sus contradicciones, creo que esperamos mucho mas de las instituciones,esa fue la verdad, pero nunca perdimos las esperanzas de realizar y llegar al producto final, pero fue difícil.
- Sin embargo, no hablamos en pasado!?, no es esta una actividad que permanece?
- Esto seguirá, este proyecto esta vivo, hoy mas que nunca. Primero trabajamos para fortalecer a las comunidades, en el sentido del arte, de la cultura. No existe sociedad sin cultura definida y tenemos que tratar de definir la cultura, y la cultura, es todo lo que el hombre hace. Desde todos los puntos de vista del hombre, como respira, como habla, valiéndonos de su propio entorno, de su medio ambiente lo que hago es adecuar lo que traigo como manifestación escénica, fílmica y que ellos se sientan cómodos dentro de su entorno, sin despegarlos de su iidiosincrasia.

y ser escuchada?
- De la manera mas simple, de la conversación, llego de la manera mas culturalmente hablando que es la oratoria, creo que cuando el hombre comienza a mostrarse como es, siente el símil del otro y se asemeja. Hay un trabajo de hecho, ya las comunidades me conocen por eso, tengo treinta años en eso.
Comencé con mis inquietudes y pensaba que podía hacerlo y que lo puedo hacer mejor, En unas actividades de carnaval. Un amigo estaba montando una representación escénica y de repente yo le dije, mira, yo quiero, probar para ver y bueno probé y me di cuenta que tenia condiciones histriónicas, comencé entonces como actriz y luego como guionista, luego gané un premio a nivel nacional en 1985, como mejor actriz con la Asociación de Teatro Popular Venezolano, que son de Caracas, pero vinieron a Puerto Cabello porque era un Festival Centro Occidental y después hicieron uno a nivel nacional como actriz, como directora y el año pasado me gané un premio como dramaturga, en Perú, el “ Escudo de la Ciudad “ y me gané el “ Waraira Repano “ como dramaturga con la obra “ El Tirano Aguirre “
- Pasos a seguir en la actividad cinematográfica?
- Bueno, muchas comunidades quedaron con la inquietud. Lamentablemente no contamos con toda la maquinaria necesaria para atenderlas, a la vez, pero si empezamos a analizar y ya comenzamos a hacer la mesa técnica de pre-producción de las cuatro películas que van a seguir. Esto funciona con la pre-pro y post producción, ese es el proyecto fílmico y estamos evaluando ahora con las cuatro comunidades que van a ser tocadas desde el punto de vista cinematográfico.
- Sin embargo los formatos no son aún cine?
- Estamos trabajando en formatos de video digital. No es de alta definición, pero Román Chalbaud, el maestro, nos decía que ya en la Villa del Cine existen los equipos para transformar nuestras producciones a un formato de cine. Por eso es que ya lo llamamos cine porque está a un paso de ser cine profesional.
- El maestro Román nos lo dijo, recuerda que el fue Presidente de la Villa del Cine y nos indicó el camino. El quedó muy emocionado con los temas, le impactaron de forma especial dos de ellos y nos dio instrucciones para continuar trabajando con su sabio criterio, perfeccionando detalles que quizás por la premura o por la escasez de equipos. Ese es el devenir de los grupos. Al final podemos entender que el cine es la formación importante en estos tiempos de alta tecnología para que los jóvenes puedan entender que hay otra vía, otra salida, aparte de la pornografía. Porque están utilizando los celulares para armar videos pornográficos. Es indicarles que hay otra visión, otro norte que sea mas creativo
- Su mensaje a las comunidades?
Lo importante es invitar a toda la gente a que participen. Que hagan cine, con un teléfono, con una camarita sencilla que tengan en su casa porque yo creo que de nosotros depende el que la sociedad avance en buena mira. Que la juventud cuente en verdad con las herramientas que somos nosotros mismos. La sociedad, padre, madre, hermanos somos los que podemos suministrarle a la juventud lo que ellos están necesitando porque ellos están pidiendo a gritos algo. No sabemos que. Y hay que descubrirlo.
- El asistente de dirección fue Rainiero Valero de las cuatro películas. El tiene alguna experiencia en teatro y en cine y tv. Borman García, estuvo en la parte de montaje y cámara. Ernesto Blanco hizo la cámara y Arlet Zambrano quien hizo la producción. Tres instituciones realmente nos apoyaron. Luis Ibarra nos ayudo en la logística. Cheo Manaure es canta autor, nos prestó el sonido y la Fundación Segrestaa que nos prestó el espacio para el teatro.


ROMÁN CHALBAUD INTERESADO
EN EL CINE PORTEÑO.

Garmen Monteverde, artífice del proyecto.

Rainiero Valero, Actor y Productor en este
proyecto.

Escenas de la grabación de un medio metraje.

Escenas de una de las grabaciones en Polvorín

Jóvenes Actores en Santa Cruz.

La comunidad de Santa Cruz en acción.

Valle Verde, de película.

Escenas en Valle Verde, de noche.

Plena producción en Valle Verde.

Regresar?