Liberen a
LA BOCAINA.

 

 

Ubicada en la Bahía de Patanemo, la Laguna La Bocaina es una de las mas importantes reservas de aves y especies marinas en la región. Sin embargo la desidia y la depredación la están convirtiendo en prisionera de la inconciencia del hombre.
- Lo que es un atractivo turístico por excelencia, totalmente descuidado.
- En el Caserío de Gañango, otro encanto similar ya ha sido convertido en un recipiente de aguas negras.

 

 

 

Tiene forma de corazón, su imágen enternece y en ella se alberga el génesis, el inicio, el nacimiento de muchas especies. Desde el los albores de su existencia su función primigenia ha sido la de creadora, gestadora, albergue y refugio del balance de la naturaleza.
Humedal y laguna, sus dimensiones se extienden en sus uniones con el mar que la baña y la fecunda, su dulzura y salinidad se funden en lo profundo de su vientre cuando mar, lluvia y río unen sus fuerzas para dar paso a la vida.
La Bocaina, emerge majustuosa en la zona oeste de la Bahía de Patanemo. Garzas, pelícanos, viuditas patilarga, golondrinas, arrendajos, flamingos, garzas y corocoras son tan solo algunas de las especies que allí habitan. Algunas la han hecho su hogar desde el mismo instante de su nacimiento donde anidan, otras porque viajan alegres, incansables distancias para volar en ella , alimentarse de ella y fecundarla al mismo tiempo.
Encuentran estas especies en La Bocaina el lugar de la subsistencia, de los pocos que ya permanecen por causa del hombre.

 

 

Su luz enceguecedora atrae y fascina a todo el que la conoce, la calidez de sus corrientes, baños de coral y multitud de cardumenes de pesca la convierten en una fuente de alimentos para los seres humanos. No tan solo por lo mucho que sustentan al hombre con sus ostras y mejillones sino también por lo mucho que enriquece el espíritu un rato , unos minutos ó un día de dicha en medio de sus encantos.
Noble y generosa, en ningún instante ni por ninguno de sus entornos, mezquina. Brazos y aguas abiertas para todos, no ha sido nunca culpable sino amigable. Sin embargo, muy mal le hemos pagado los de la especie humana, totalmente equivocados y sin rumbo, llenos de tropezones y de culpa. Hoy La gloriosa Bocaina, es victima y presidiaria de la injusticia humana. Toneladas de basura es lo que el hombre le ha dado a cambio por toda sus generosidad. El asesinato de sus mangles por el afán tormentoso de arrancar la vida de sus ostras, por unas cuantas monedas de plata que se deshacen como la arena, sin la precaución de disfrutar de sus prodigios y de fundar criaderos que permitan aun mayor productividad sin la absurda necesidad de acabar con raíces y mangles que equilibran la existencia, la de la misma laguna y la de nosotros.
Mas contemporáneo aún, y mas decadente, bandadas delincuenciales que se han dado a la tarea de ahuyentar al turista que llega desde muy lejanos horizontes a extasiarse de lo que también le pertenece. Sin poder contar con la presencia de organismos e instituciones que además de vigilar la limpieza, puedan tomar cartas en todas estas irregularidades.
La triste realidad de lo ocurrido ha dado paso también a la mezquindad humana en voces de aquellos que se lucran en la cercana Bahía para ahuyentar ( no advertir ) sino impedir que los turistas se acerquen a la zona con el miserable fin de que estos también permanezcan inmóviles a su lado para continuar vendiendo su mercancía y contribuyendo con la prisión en que todos estos factores han metido a una victima hermosa e inocente.
Liberen a La Bocaina, Inparques, que dice ser su vigilante, pescadores, ostreros, turistas, vendedores, asociaciaciones, vecinos, cooperativas, todos somos culpables, todos hemos permitido este vil secuestro, hasta con el silencio todos hemos contribuido en este deterioro, todos debemos visitarla y llevar bolsas para sacar nosotros mismos la basura, para protegerla del profanador, para disminuir a aquellos pocos rateros que no tienen lugar en el paraíso.
Es deber de todos y es una acción inmediata, porque no se puede esperar a que sea demasiado tarde.
LIBEREMOS A LA BOCAINA PORQUE NOS PERTENECE A TODOS.

Regresar?