LA VEJEZ

En término figurado, hacemos un viaje con la imaginación de cada uno y en milésimas de segundos es presentada en la mente la presencia de un anciano (a).
Amigo lector, abandonemos ese parámetro figurado y abandonemos mas allá de lo que nos enseña la imaginación.
Vejez, no solamente son los reflejos de un cabello blanco como la nieve o unas arrugas pronunciadas. Vejez es también tener por ejemplo, unos animos escasos, un espíritu ahogado.
Vejez es también, monotonía en nuestro alrededor de ver acabarse la naturaleza, cuando a consecuencia del desuso de lo que implica ambiente, flores, agua y demás. Se van acertando y ausentando estas bellezas brindadas por Dios.
Se es viejo cuando no queremos cambiar algo que es dañino para nosotros, Por ejemplo la droga, el cigarrillo.
Se envejecen las células, se disminuye el ritmo cardíaco, se deterioran los musculos, pierden potencialidad los sentidos y esto hablando de la vejez neta en las personas.
Pero que lindo es llegar a un máximo de expectativas donde hubo sacrificios, se tomaron consejos, se hizo caso a otros que vivieron otras manifestaciones en pro de aprender y a extender lo que se vive.
Muy a título personal, tomo de ejemplo a mi Señora Madre. Hoy gozando de jovialidad aún hoy en su espíritu, pese a que tiene 80 años.
Una mujer emprendedora, privada de estudios y diversiones para su época, pero simpre caracterizada por el ánimo y deseos de reir, hablar con las personas. Disfrutar los momentos presentados, porque como dije ella, allí están y puedo vivirlos. Mas tarde lo ignoro.
Una mujer que no quiere envejecer ni acortar sus días. Pero que si quiere vivir cada día como si fuera el último.
Coloca empeño en estar contenta y agradecida y espera cada día para que sea mejor.
Es pues, que de ella aprendo y confieso mi deseo de que pasen los años. Mas aún, quiero aprender y dar un ejemplo de que este momento de la vejez es inevitable, excepto si se nos arrebata la vida antes.
Anhelo tener un espíritu joven.
Un ánimo jovial e inagotable.
Un pensamiento firme.....
Una vejez felíz y saludable, dejando huellas.
Postdata: No ignores frente a tí a un anciano (a) que veas pasar. Acógele, a tí te lo podrán hacer igual.
Luz Marina.Roldán.