MENTIRAS....DE LA HISTORIA

 

NO HUBO BATALLA EN
LA
CALLE
LANCEROS.

 

 

 

Por: ASDRUBAL GONZALEZ.

 

Vamos a dedicar los Balcones del año recien comenzado, a señalar mentiras históricas que una
tradición oral de mucha fuerza, ha estructurado en torno a una ciudad generadora de historia.

La tradición ha opacado y sustituido la verdad. En el tema que hemos seleccionado para
un buen comienzo, es imposible un porteño que en el ámbito de la Calle de los Lanceros
sirva de guía a familiares y amigos, no asegure que allí sobre ese empedrado, se libró una
batalla entre jinetes republicanos e infantes realistas. Es un convencimiento difícil de
variar, pero una vez más trataremos de hacerlo.
Se debe a la pluma del Dr. Paulino Ignacio Valbuena, considerado el primer cronista de
la ciudad, la versión sobre la supuesta escaramuza que en el amanecer del 8 de Noviembre
de 1823, se libró en la Calle de Los Lanceros, entre un piquete de caballería patriota
y los defensores del baluarte. La Princesa ( el cual equivocadamento sitúa Valbuena y
la tradición en la parte sur-occidental de la ciudadela - intersección de la Calle
Girardot y el malecón - donde en realidad estaba situado el baluarte El Príncipe). Tal
hecho de armas nunca llegó a realizarse... Los sucesos de la toma solo duraron media
hora, y están acordes las fuentes documentales, tanto patriotas como realistas, en señalar
que a las cuatro de la mañana estaba todo concluido y la plaza en poder republicano.
El Príncipe, situado a escasos metros de la Calle Morián - actual Lanceros - se rindió
luego e una tenaz resistencia, quedando prisioneros en su interior el brigadier Sebastián
de la Calzada y los miembros de su Estado Mayor, a excepción del coronel Manuel Carrera y
Colina, que logró pasar al castillo San Felipe a organizar su defensa. No quedaban
adversarios por combatir en el amanecer, del 8 de Noviembre de 1823, salvo los defensores
del castillo.
En la toma de Puerto Cabello las fuerzas de infantería, artillería y armada, cumplieron
las tareas de conquistar la plaza: los cien lanceros que integraban la columna de ataque
de quinientos hombres, eran miembros de la Guardia de Honor del general José Antonio Páez
y entraron por el manglar a pie, con el agua al cuello y completamente desnudos; en honor a ellos
, el Vicepresidente de la República de Colombia, general Francisco de Paula Santander,
por decreto los distinguió con el nombre de "Valientes Lanceros de La Victoria". y
es precisamente en homenaje a estos participantes en la toma, que la antigua calle de
Ño Morián, pasó a llamarse Calle de Los Lanceros.
De manera que se hace necesario sustituir una tradición mentirosa por una verdad histórica;
en la Calle de los Lanceros nunca se libró batalla alguna.

 

Regresar?