Restaurada
Biblioteca Pública de Puerto Cabello.

 

Con sendos trabajos de remodelacion que le devuelven su belleza y la dimensionan hacia una prometedora etapa como casa de investigación.
por: Rodolfo Martínez.

 

El actual cronista de la ciudad Sr. Asdrúbal González ha participado varias veces en la reconstrucción de la Casa Guipuzcoana, actual Biblioteca Pública de Puerto Cabello. Nos recibe en su despacho y al respecto comenta: " Si, en algún momento, en 1950 la casa estaba al borde de caerse, lo que quedaban eran la paredes en aquel entonces tuvimos un comité pro ateneo, gente de la cultura que se movilizó y logramos junto a un un alcalde extraordinario, el Ing. Rivas, quien logró que la Cámara Municipal nos diera libertad para hacer con Calife un acuerdo para reparar la casa a todo costo y la municipalidad exonaraba a Calife de una serie de pagos. Calife asumió esa responsabilidad.
El estudio de restauración lo hizo el Arq. Graziano Gasparín; se hizo un buen trabajo hasta que la casa fué cayendo de nuevo en el olvido por una circunstancia muy especial, no es que no tuviera quien pidiera por ella porque yo pedí muchas veces, sino es que no había quien diera por ella, son cuestiones que no dan diviendos. Ahora en un momento determinado aparece Asdrubal, González. Entré en esta casa por mandato estatutario, la ordenanza del cronista asigna como sede esta casa, entré en este palomar que se estaba cayendo, como lo que hay que hacer es reparar conseguí la presencia del Vice almirante Jorge Sierralta en Bolipuertos y se logró repararla por fuera. El mismo almirante va al Inea y gracias a ellos se logró reparar por dentro . Yo he sostenido que esta es la mejor restauración hecha en Vzla en cien años porque por primera vez se le quita todo el friso a una estructura que tenía 150 años y se repara con los mismos materialas con los cuales desde 1733 hasta 1740 se construyó la casa.
Coral blanco, arena de mar el agua del mar y la cal, producto de la misma piedra de coral quemada en barbacoa, un proceso que utilizaban los indios caribes para secar la carne mediante un entramado de ramas verdes y le ponían candela abajo y cocían la carne , luego los franceses le pusieron bucana. de allí viene el término Bucanero. A esa barbacoa, le ponían la piedra arriba hasta que se caía la cuestión fraccionada, agua, arena de mar y piedra de mar.

Testigos de la construcción original fueron dejados como evidencia del valor arquitectónico.


Una curiosidad, yo estoy sosteniendo ante algunos arquitectos de que esta es la única ciudad del mundo construida de coral, desde aquí a la Calle Ayacucho todas las casas son de coral. El otro milagro es como este mar pudo producir tanta piedra coralina, de dónde la sacó?, en mi infancia yo me iba a buscar ostras a Pedregal, donde está la base naval, creo que en determinado momento esa piedra fue la materia prima para construir esta institución bellamente hecha.
Si ven el borde nor-occidental la piedra de coral blanco está tallada en forma de sillar, cuadrada, una obra de arte artesanal de gran calidad, con esa piedra hicieron milagros.
Los arquitectos que hicieron esta reconstrucción dejaron tres ó cuatro testigos para que se vea el tipo de piedra que se utilizó.

 

 

La madera también recibe tratamiento adecuado.

Regresar?