LOS NIÑOS CON CANCER TIENEN
UN HOGAR!

Una difícil experiencia de vida, llevó a un grupo de personas a unirse y asistir las necesidades de los niños con cancer.
Por: Lic. Rodolfo E. Martínez R.

Katiuska Josefina Remanton Valdez

Se encuentra concentrada en un mil por ciento a FANCAR, se dedicó a esta obra luego de haber trabajado por mucho tiempo en el sector aduanero, cuando le ocurrió vivir la súbita  enfermedad de su hijo y posteriormente su fallecimiento,  años después comenzó a crear la fundación con el nombre de su hijo.  FANCAR es la Fundación de Ayuda al Niño con Cancer Carlos Francisco.
Quisimos conocer un poco mas a fondo la experiencia vivida por esta emprendedora dama porteña y ella misma nos relata cómo sucedieron los acontecimientos:
A mi hijo, como a todo niño normal, nos relata. aparentemente sano, le ocurrió un fuerte dolor de cabeza acompañado por muchos vómitos,  durante un fin de semana, y ya el lunes mi hijo estaba dignosticado con un tumor cerebral.  Luchamos, lo llevamos a Caracas donde mi hijo, desafortunadamente falleció y digo lamentablemente falleció por negligencia médica, a él, en lugar de extraerle el tumor le sacaron fue el cerebelo.  Yo ahora me digo que todo tiene un porqué, si mi hijo, Carlos Francisco estuviera vivo, no existiría una Fundación de ayuda del niño con cáncer en esta ciudad, a veces cuando me pasan cosas en la Fundación hasta hablo con él y le digo, Carlos Francisco, tremenda broma que me echaste, pero bueno. Aquí estamos luchando, poniéndole corazón a esto ayudando a los niños, en cada uno de los niños lo veo a él y por eso me aferro a cada caso como si fuera el de mi  hijo, porque pienso que de lo contrario la fundación no tendría sentido de ser,  si yo estuviese alejada del dolor que están viviendo las mamás,  y del padecimiento de ellas, cuando fallece un niño revivo de la misma forma el dolor que sentí cuando perdí a mi hijo y cuando salimos victoriosos  veo en ese niño a mi hijo, la sonrisa de mi hijo es un revivir de mi hijo que falleció tan solo cuando tenía siete años.

 


Cuál ha sido la experiencia de emprender una fundación de este tipo en esta ciudad?
-           De verdad, ha sido duro porque a veces vemos que las personas se involucran en tantas cosas frívolas y no le dan el valor a lo que tienen, claro, cada quien es libre de hacer lo que quiere pero yo soy de las que piensa que no se puede pasar por la vida simplemente por pasar, soy de las que piensa que no se debe permitir  que caiga la luna y salga el sol sin hacer algo por el prójimo y hemos tocado puertas y me dicen pásame cartas ó llámame, luego yo llamo y me dicen, llámame después que estoy reunido y yo pienso que es mucho mas fácil decir, no puedo, que esperar cuando hay mucha gente y decir, mira que bueno es FANCAR, yo te voy a ayudar o que de repente te dan una galleta para los niños y solo quieren que les tomen fotos y las publiquen por todas partes para tan solo decir que le dieron una galleta a Fancar, no me parece justo, que esto ocurra con gente que son los que mas nos pueden ayudar pero estamos aquí, en las manos de Dios y seguimos adelante.
-           Cuánto tiempo tienen trabajando en esta obra?
-           Nosotros, jurídicamente vamos para seis años, somos un grupo de personas comprometidas con esta obra, la junta directiva y los niños que comenzaron con nosotros quienes lamentablemente de ese grupo ya quedan muy pocos pero seguimos adelante, solo Dios sabe cual es la misión de cada uno de nosotros. La Junta directiva está conformada por personas como Giuseppe Figetolla, Rosanna Aponte, María Isabel Martínez, Elisabeth Bermudez, María Rementon, Carlos Messone, Verónica Batista
-           Cuál es el espectro de los niños que pueden ser usuarios de esta casa-hogar?
-           La mayoría de los niños que tenemos aquí son de bajos recursos que vienen directamente del Seguro Social, del Hospital Carabobo, del Hospital Central, tenemos unos niños que están recibiendo tratamiento en Caracas en el J.M. de los Ríos, son las madres quienes se encargan de ayudarse ellas mismas y cuando ven un caso nuevo lo invitan a venir a la Fundación y estas vienen en busca de ayuda.


-             
En qué aspectos prestan ustedes esta ayuda?
-           Inicialmente nuestra función era conseguir las quimioterapias, que a estos niños no les faltara el tratamiento ya que esto es parte de lo que los va a recuperar pero en mi experiencia propia yo pude ver a muchas madres  cuando sus hijos estaban hospitalizados, almorzar mango verde de las matas porque no tenían para ese entonces ni para una empanada, mi preocupación es: Cómo va  esa mamá a ayudar a su hijo si ella no está bien alimentada, si no tiene ayuda sicológica, porque no es fácil, estando sin comer, al tercer día hasta puede maltratar al niño sin querer.  La Fundación en la actualidad no solo trata de ayudar en la procura de los tratamientos sino que hemos ido mas allá, invitamos a comer a los niños mas cercanos a la fundación, cuando digo cercanos es porque también tenemos niños de otras partes como Falcón, Maracaibo, Valencia y no pueden venir todos los días pero a los que están cerca si se les presta la ayuda, se les brinda la ayuda sicológica la ayuda con los pasajes cuando podemos, con los estudios especiales, resonancias, tomografías, écografías, consultas especializadas, en estos momentos nos está pidiendo la doctora para un caso nuevo que llegó consulta de nefrología, etc, nosotros nos encargamos entonces de canalizar esta ayuda.
-           Tiénen alguna interacción con instituciones del estado?
-           Bueno, en estos momentos, la alcaldía nos hizo un donativo de ciento cincuenta mil bolívares, lo que no está llegando por el Seguro Social lo tenemos que comprar nosotros y que hacemos entonces? Cuando los medicamentos llegan a las instituciones especializadas como Badam, nosotros le compramos el tratamiento cuando lo hay, aunque es bien sabido que en estos momentos tenemos una crisis tremenda en el área de medicamentos, ahora estamos ayudando también a los adultos, en determinado momento pusimos una campaña para la donación de medicamentos y así logramos contribuciones de personas a  las que por ejemplo les han cambiado el protocolo ó les ha fallecido el familiar, luego nos donan los medicamentos y así hemos podido ayudar a adultos también

 


-           Estando a punto de estrenar nueva sede cuáles son los requerimientos este momento?
-           Esta sede tiene muchos años hace dos nos la dieron a nosotros, entonces hemos emprendido la tarea de acondicionarla con eventos y actividades hemos venido saliendo adelante, actualmente nos falta completar la segunda planta yo pienso que aproxidamente en un mes debemos estar funcionando aquí abajo para comenzar entonces en la planta alta.  Allá arriba nos faltan setenta metros de cerámicas blancas o marfil claro para terminar lo que va a ser el área de estar de los niños, nos faltaría pintura, doce puertas entamboradas y seguir poniéndole corazón a esto.
-           Cuál es el llamada de conciencia a nuestros lectores de la comunidad porteña para involucrarse en esta labor?

-           De verdad que se involucren con FANCAR ya que ninguno de nosotros está exento de pasar por esto, hay una crisis y nosotros estamos tratando de ayudar a niños y adultos pero solos no podemos, necesitamos la ayuda de los empresarios, de las   amas de casa, de toda la sociedad civil de verdad que necesitamos ayuda, solos no podemos, hay gente que nos dice, mira, no tengo dinero para ayudar pero yo les digo, nos puede ayudar con donar un kilo de arroz, un kilo de pasta, harina, lo que sea que nosotros le vamos a dar el uso adecuado, ropa para los niños, incluso para las mamás que se han olvidado de vivir ellas porque se la pasan metidas en el Seguro Social, en el hospital y quienes además no tienen chance de trabajar porque no pueden dejar al paciente solo, lamentablemente el 95 por ciento de las madres que están en la fundación han sido abandonadas por sus esposos, entonces bueno, aquí estamos haciendo un trabajo de familia y si nos ha costado

mucho abrir esta sede pero yo estoy segura que Dios no nos ha abandonado, que Dios está en cada puerta que tocamos en cada cosa que estamos haciendo aquí, Dios está con nosotros ayudando.

 

Regresar?