TRAFICO DE ESPECIES SILVESTRES Y PERDIDA DE BIODIVERSIDAD.

Cortesía de Fudena.

Sumándose a otras prolemáticas ambientales relacionadas y existentes a nivel global, tales como la destruccion de la capa de ozono, la pérdida de los bosques, la contaminación atmosférica, del agua, el aire y los suelos, entre otroe, el tráfico de animales viene ahora a convertirse en una de las más trágicas causas de la acelerada pérdida de la diversidad biológica.

La comercialización ilegal de especies silvestres constituye junto al tráfico de drogas y el de armas, uno de los negocios mas rentables a nivel mundial.

Diariamente miles de animales son extraidos de sus habitats naturales para ser comercializados ilegalmente por su carne, su piel con fines mágico-religiosos, con supuestos fines medicinales o para ser vendidos como mascotas, a pesar de que muchos se encuentran amenazados de extinción. Según estimaciones aproximadas más del 50 % de éstos mueren en manos de los comerciantes. El tráfico de animales 5000 millones de dólares al año, el costo de los animales en el exterior es 200 veces mayor que lo que los traficantes pagan a los indígenas o campesinos por capturar animales de vida silvestre. Se calcula que anualmente salen de Suramérica hacia el resto del mundo: 40.000 primates, cuatro millones de pájaros vivos, 15 millones de pieles de animales y más de trece millones de peces tropicales. Lo mas grave es que este negocio se abastece en su mayoría de animales cuyas especies ya se encuentran en vías de extinción y están llegando a las manos de los coleccionistas privadas de Asia, Europa Oriental, Estados Unidos y Japón. Aún cuando las cifras resultan alarmantes, se sabe que son mayores pues los cálculos han sido hechos a partir de las especies que han sido incautadas a los delincuentes.

Los animales son transportados en condiciones de maltrato ( sometidos a estrés y mal alimentados ) en camiones, dentro de los cauchos de repuesto o escondidos en los motores, cubiertos por otro tipo de carga, y a veces sanados en avionetas clandestinas. Para enviarlos al exterior, los animales generalmente dopados e introducidos en el trasfondo de maletas o debajo de cargamentos pesados. Son travesías que duran semanas y muchos animales terminan muertos. Debido a los maltratos sufridos, los pocos animales que logran recuperarse no pueden ser devueltos de inmediato a su ambiente natural, pues la larga estadía en cautiverio les impide volver a captar los alimentos directamente de la naturaleza.

La lista de los países que exportan aves es larga, los cinco primeros lugares los tienen; Senegal que fluctua entre 1 y 10 millones de aves anualmente, Tanzanía entre 200 mil y tres millones, Argentina entre 63.000 y 183, Guayana entre 15 y 20 millones, e Indonesia entre 60 y 90 mil por año.

La acción de los contrabandistas, que utilizan como puente a Colombia, Venezuela y Guyana se ha incrementado en forma significativa en los últimos años, y causa un daño incalculable en el ecosistema amazónico, por citar un ejemplo, considerado el más rico en biodiversidad en el mundo.

Ante la demanda nacional e internacional existente, no hay legislación, ni política o acuerdo que valgan. Incluso algunos piensan que, con las cantidades de animales de todas las especies que están saliendo de los paises "exportadores", el delito de tráfico de especies silvestres se va a acabar, no por la acción de las autoridades sino porque muy pronto no habrá mas animales silvestres con que traficar.