¿ NO SABE ADONDE DIRIGIRSE?

 

¿Quíen nos indicó el camino a la justicia?

- Quien llevó el mismo nuestros pecados en su cuerpos sobre el madero, para que nosotros, estando muertos a los pecados, vivamos a la justicia; y por cuya herida fuisteis sanados.1 Pedro. 2-24.

-¿Cuáles son los primeros pasos hacia la salvación?

- Reconocer que somos pecadores.

- Dos hombres subieron al templo a orar: uno era fariseo, y el otro publicano; el fariseo puesto en pié, oraba consigo mismo de esta manera: Dios, te doy gracias porque no soy como los otros hombres, ladrones, injustos, adúlteros, ni aún como este publicano, ayuno dos veces a la semana, doy diezmos de todo lo que hago. Mas el publicano, estando lejos, no quería ni aún alzar los ojos al cielo, sino que se golpeaba el pecho, diciendo: Dios, sé propicio a mí, pecador. Os digo que éste descendió a su casa justificado antes que el otro; porque cualquiera que se enaltece, será humillado y el que se humilla será enaltecido. Lucas 18: 10-14.

- Arrepentimiento sincero.

- " Al oir esto se compugieron de corazón, y dijeron a Pedro y a los otros apóstoles: Varones hermanos, ¿ Qué haremos?. Pedro les dijo: Arrepentíos y bautícese cada uno de vosotros en el nombre de Jesucristo para perdón de los pecados; y recibiréis el don del Espíritu Santo." Hechos,2: 37 y 38.

- Confesión de los pecados.

- " Mientras callé se envejecieron mis huesos en mi gemir todo el día. Porque de día y de noche se agravó sobre mí tu mano; Se volvió mi verdor en sequedades de verano. Mi pecado te declaré, y no encubrí mi iniquidad".Salmos, 32: 3-5.

- Aceptar a Jesús como salvador.

- El que cree en el hijo tiene vida eterna; pero el que rehúsa creer en el Hijo no verá la vida, sino que la ira de Dios está sobre él.Juan 3:36

- Experimentar la conversión:

- De modo que si alguno está en Cristo, nueva criatura es; las cosas viejas pasaron; he aquí todas son hechas nuevas. 2 Corintios. 5: 17.

- El Bautismo.

- Pedro les dijo: Arrepentíos, y bautícese cada uno de vosotros en el nombre de Jesucristo para perdón de los pecados; y recibiréis el don del Espíritu Santo. Hechos 2:38.

 

DÓNDE RADICA LA DULCE SEGURIDAD DE LA PERSONA.

 

- Una Maravillosa Transacción.

- Venid luego, dice Jehová, y estémos a cuenta: si vuestros pecados fueren como la grana, como la nieve serán emblanquecidos; si fueren rojos como el carmesí, vendrán a ser como blanca lana. Isaías 1:18.

- Del perdón completo.

- Si confesamos nuestros pecados, el es fiel y justo para perdonar nuestros pecados, y limpiarnos de toda maldad. 1 Juan 1:19.

- ¿ QUE DEBEMOS HACER?

- Preocuparnos por nuestra salvación:

- Si confesamos nuestros pecados, el es fiel y justo para perdonar nuestros pecados, y limpiarnos de toda maldad. Filipenses. 2:12.

- Experimentar la conversión

- Esparciré sobre vosotros agua limpia, y sereis limpiados de todas vuestras inmundicias; y de todos vuestros ídolos os limpiaré.Ezequiel 36: 25-27.

" Me arrepiento y confieso mis pecados. Pido a Dios que me perdone.

¿ Qué es el arrepentimiento ?

- Dolor por el pecado. Porque la tristeza que es según Dios produce arrepentimiento para salvación, de que no hay que arrepentirse; pero la tristeza del mundo produce muerte. 2 Corintios 7:10.

- Frutos dignos de arrepentimiento. Y diciendo, arrepentíos, porque el Reino de los Cielos se ha acercado. Pues éste es aquel de quien habló el profeta Isaías cuando dijo: Voz del que clama en el desierto. Preparad el camino del Señor. Enderezad sus sendas. Y Juán estaba vestido de pelo de camello, y tenía un cinto de cuero alrededor de sus lomos; y su comida era langostas y miel silvestre. Y salía a él Jerusalén, y toda Judea, y toda la provincia de alrededor del Jordán y eran bautizados por él en el Jordán, confesando sus pecados. Al ver él que muchos de los fariseos y de los saduceos venían a su bautismo, les decía: ¡ Generación de Víboras! ¿Quién os enseñó a huir de la ira venidera? Haced pues frutos dignos de arrepentimiento. Mateo 3: 2-8.

CONFESIÓN: La Confesión es indispensable:

El que encubre sus pecados no prosperará; mas el que los confiesa y se aparta alcanzará misericordia.. Proverbios 28:13.

La confesión debe ser específica: Cuando pecare en una de estas cosas, confesará aquello en qué pecó: Levítico 5:5.

Acompañada de Restitución: Entonces habiendo pecado y ofendido, restituirá aquello que robó, o el daño de la calumnia, o el depósito que se le encomendó, o lo perdido que halló. Levítico 6: 4.

La Confesión es a Dios: Mi pecado te declaré, y no encubrí mi iniquidad. Dije: Confesaré mis transgresiones a Jehová; y tú perdonáste la maldad de mi pecado. Salmos 32:6.

PERDONADOS POR DIOS:

El perdón de Dios es Completo: Hermanos, no os escribo mandamiento nuevo, sino el mandamiento antiguo que habéis tenido desde el principio; este mandamiento antiguo es la palabra que habéis oido desde el principio. Sin embargo, os escribo un mandamiento nuevo, que es verdadero en él y en vosotros, porque las tinieblas van pasando, y la luz verdadera ya alumbra. El que dice que está en la luz y aborrece a su hermano, está todavía en tinieblas.

El perdón es gratuito: Siendo justificados gratuitamente por su gracia, mediante la redención que es en Cristo Jesús. Romanos. 3: 24.

Perdonados en el acto: Y uno de los malhechores que estaban colgados le injuriaba, diciendo: Si tú eres el Cristo, sálvate a tí mismo y a nosotros. Respondiendo el otro le reprendió diciendo: ¿ Ni aún temes tú a Dios estando en la misma condición ? Nosotros, a la verdad, justamente padecemos, porque recibimos lo que merecieron nuestros hechos, mas éste ningún mal hizo. Y dijo a Jesús: "Acuérdate de mí cuando vengas en tu reino". Entonces Jesús le dijo: " De cierto te digo que hoy estarás conmigo en el paraíso ". Lucas 23: 39-43.

El perdón es total: " Y yo soy el que borro tus rebeliones por amor de mí mismo, y no me acordaré de tus pecados. Isaías 43: 25. A quien Dios puso como propiciación por medio de la fé en su sangre, para manifestar justicia,. a causa de haber pasado por alto, en su paciencia, los pecados pasados. Romanos 3: 25. He aquí amargura grande me sobrevino en la paz, mas a tí agradó librar mi vida del hoyo de corrupción; porque echaste tras tus espaldas todos mis pecados. Isaías 38:17. Yo deshice como una nube tus rebeliones, y como niebla tus pecados; vuélvete a mí, porque yo te redimí. Isaías 44:22.

 

RECONCILIADOS:

- Por la muerte de Jesús. Porque si siendo enemigos, fuimos reconciliados con Dios por la muerte de su hijo, mucho mas estando reconciliados, seremos salvos por su vida. Romanos 5: 9.

- Por su sangre. Y por medio de él reconciliar consigo todas las cosas, así las que están en la tierra como las que están en los cielos, haciendo la paz, mediante la sangre de su cruz. Colosenses 1: 20.

- En la Cruz: Y mediante la cruz, reconciliar con Dios a ambos en un solo cuerpo, matando en ellas las enemistades. Efesios 2: 16..

- Aceptados como hijos:_ El espíritu mismo da testimonio a nuestro espíritu, de que somos hijos de Dios. Romanos 8: 16

- Justificados: Justificados pues por la fé, tenemos paz para con Dios por medio de nuestro señor Jesucristo. Romanos: 5-1. Siendo justificados gratuitamente por su gracia, mediante la redención que es en Cristo Jesús. Romanos 3: 24.

SANTIFICADOS.

- Mantenerme sin caída: Y a aquel que es poderoso para guardaron sin caída, y presentaros sin mancha delante de su gloria con alegría. Judas 24.

- No pecados voluntarios: Porque si pecáremos voluntariamente después de haber recibido el conocimiento de la verdad, ya no queda mas sacrificio por los pecados. Hebreos 10:26.

- Creciendo: Para que andéis como es digno del Señor, agradándole en todo, llevando fruto en toda buena obra, y creciendo en el conocimiento de Dios. Colosenses 1: 10.

Ligados con Cristo. Pero el hombre natural no percibe las cosas que son del Espíritu de Dios, porque para el son locura, y no las puede entender, porque se han de discernir espiritualmente. 1 Corintios 2: 14. Antes en todas estas cosas somos más que vencedores por medio de aquel que nos amó. Romanos 8: 37.

GLORIFICADOS:

- Para que justificados por su gracia viniésemos a ser herederos conforme a la esperanza de la vida eterna. Tito 3: 7.

REGRESAR