EL PODER CORROMPE:

Funcionarios políticos infiltrados pueden utilizar su influencia política

para conseguir logros económicos a base de sojuzgar a las personas avasallándolas a su manera.